¡Que tengas un gran viernes negro!

negro

¿Habrá este viernes negro en Costa Rica corazones duros e insensibles que salgan a la calle a comprar como si nada estuviera pasando?

¿Habrá personas más tentadas por la locura de descuentos y dos por uno en las tiendas, que por la locura y desesperación que están viviendo cientos de compatriotas por sus hermanos desaparecidos, por los bienes perdidos, por los ríos desbordados, los puentes caídos y el caos vivido tras el paso del huracán Otto.

¿Cuánto dinero tenías reservado para este viernes negro? Vamos, seamos honestos: ¿De cuánto estamos hablando? Y ahora te pregunto: ¿cuánto de todo eso que piensas comprar en esa locura de descuentos realmente necesitas? ¿Y cuánto de eso de verdad puedes dar a quien de verdad lo necesita?

¡Vaya ironía! Nosotros que ya habíamos adoptado en Costa Rica el viernes negro como si fuera un pedazo de nuestra esencia, y viene la Madre Naturaleza a ponernos los pies en la tierra.

De verdad que la vida tiene sus misterios, sus a veces macabras coincidencias, que de coincidencia estoy seguro que no tienen nada en absoluto.

¡Nos está tocando despertar de manera abrupta un viernes negro! ¡Vaya ironía! ¡Vaya porrazo!

Mientras las tiendas exhiben sus góndolas e inundan sus pasillos con cientos de promociones, en un rincón del país lloran muchos corazones.

¿Qué pesará más en su mente y en su corazón este día: esa pantalla de televisión al 50 por ciento de descuento, o será el lamento reflejado en cientos de seres que lo perdieron absolutamente todo, posiblemente hasta sus seres queridos?

Usted puede hoy tomar dos caminos: puede ir a la Cruz Roja, al centro de acopio local de ayuda y aliviar el dolor de muchos hermanos o puede volverse inhumano e indiferente y convertirse en el mejor cliente del algún buen comerciante.

Usted puede conectarse al computador, pues allí también puede también ser comprador o puede ingresar a su cuenta y darse cuenta que usted tiene para dar, que hay más placer en ayudar que en comprar, que consumir solo le da una alegría pasajera, pero ser solidario le regala una satisfacción duradera y verdadera.

Ojalá todo esta tragedia nos enseñe a ir soltando lo superficial, lo vanal y vayamos entendiendo que esta locura egoísta y consumista no nos lleva a ningún lado. O más bien, si nos lleva, pero a nuestra propia destrucción.  Ojalá recordemos que hace dos mil años nos invitaron a amar al prójimo como el camino ideal para ser verdaderamente felices.

¡Vamos! ¿Qué está esperando? ¡Que hoy hagamos todos juntos el mejor viernes negro de la historia!

Por |2018-02-06T09:43:56+00:00viernes 25 noviembre, 2016|

About the autor:

Arturo Alvarez
Arturo Alvarez es periodista, escritor, coach, motivador y programador neurolingüístico. Es uno de los conductores del programa radial HOY TOCA SER FELIZ, que se transmite todos los sábados a las 10:00 am. por Teletica Radio 91.5 FM.

Un comentario

  1. Maricella viernes 25 noviembre, 2016 en 1:26 pm

    Gracias por palabras tan ciertas

    yo me harté del consumismo que cala en los corazones.

    De este caminar sin sentido cuando hay tantos nesecitados.

    Espero que todos nos pongamos la mano en el corazón y ayudemos a nuestro pueblo a nuestra Costa Rica querida

     

No se permiten comentarios.