¿Quién es Arturo Álvarez?

[metaslider id=260]

Uno a veces tiene que terminar perdiéndose para encontrarse, para conocerse, para descubrirse, para verse cara a cara con su verdadero yo. Mientras no lo hagamos, seguiremos tropezando mil veces con la misma piedra. Yo, Arturo Alvarez solía decir: “Soy abogado”, “Soy periodista”, “soy politólogo”, etc.

Y algo muy dentro de mi me decía: “ese no eres realmente tu; esa no es tu verdadera esencia”. Intenté vanamente callar esa vocecilla por muchos años, pero nunca lo logré. Al contrario, cada día me hablaba más fuerte, cada día me invitaba más a preguntarme, a aventurarme en la tarea de descubrir quien era realmente yo.

Fui entendiendo de a poquitos, a empujones, a brincos, saltos y tropezones, que todos esos títulos eran apenas un cascarón; eran la marca  los títulos, los rangos que la sociedad me otorgaba, pero que no lograban llenar un vacío que me apagaba el alma.

Y la vida, siempre tan generosa, me fue empujando a un callejón sin salida, a comprender que todos mis logros  personales, académicos, laborales y económicos eran como el más exquisito manjar preparado sin sazón, sin ese ingrediente que le da ese sabor tan especial.

En esos trances, eso que algunos llaman “el destino”, suele lanzarnos que los místicos llaman “la noche oscura del alma”. Ese ese punto donde tocas fondo, donde te toca decir si te hundes irremediablemente para siempre, o si tienes el coraje de construir un nuevo camino, tu propio camino, ese que te permita encontrarte con tu maravillosa esencia, con esa misión que ya viene estampada en tu alma, pero que a veces olvidamos en el trajín de la vida.

Comencé a mirar hacía adentro. Sí, lo confieso: fue muuuy doloroso al comienzo. Allí dentro de mi solo había oscuridad, sufrimiento, miedo e inseguridad. Me aterrorizaba ver lo que había dentro de mi.

Fue apenas el comienzo de un largo viaje. En medio de eso que no me gustaba, esa vocecilla me decía: “tienes que ir más adentro; el tesoro vive dentro de ti”. Y así, fui buscando, explorando, leyendo, escuchando, practicando, conociendo una y mil técnicas sobre el arte de encontrar la paz, de sanarme, de encontrar ese manantial de gozo que poco a poco comenzó a aflorar en mi corazón.

Bien dice que el que busca encuentra. Paso a paso, fueron apareciendo los maestros, las lecturas, los talleres, los audios, los instrumentos que fueron progresivamente calibrando mi mente y especialmente mi corazón para una nueva vida, la verdadera vida.

Ahora todo tiene sentido. Ahora sé que en el rompecabezas de la vida no faltan ni sobran piezas. Nos dieron todas las que necesitamos para construir ese ser humano maravilloso que todos llevamos dentro.

Durante mis largos años viviendo en Estados Unidos, combiné mis labores como periodista y profesor universitarios en la Universidad de California en Los Angeles (UCLA) con un intenso aprendizaje de un sin fin de técnicas destinadas a desarrollar todo el potencial que vive en mi, en ti y en todos.

 Tengo que admitirlo: ya no me gusta tanto el periodismo tradicional; tampoco las leyes, ni el estudio de la política. Desde hace más de 10 años he decido que lo realmente importante es despertar a una nueva consciencia, una que nos hagan comprender la gran realidad de que todo vive en nosotros y de que en esta vida nos unimos o nos hundimos; trabajamos como equipo, como humanidad, o estamos irremediablemente destinados al fracaso individual y colectivo.

En estos años he tenido la fortuna de impartir ya muchísimos talleres, seminarios, charlas, conferencias y capacitaciones para múltiples grupos sobre del arte de vivir una vida diferente, una vida desde nuestra verdadera esencia.

En el ámbito privado, en Costa Rica, he realizado eventos de formación y capacitación para empresas como Florida Bebidas, Grupo Nación, ICE, Purdy Motor,  Proctor & Gamble, Caja Costarricenses de Seguro Social y Ministerio de Justicia entre otras.

A la vez, la vida me regala la oportunidad de ser facilitador de muchos talleres y conferencias abiertas al público; entre ellos El Nuevo Ser Humano, Meditación para el Alma, Hábitos que te hacen Triunfar y Caja de Herramientas.

¡Bienvenido a mi mundo, a este rinconcito! Te prometo que aquí encontrarás muchas respuestas a tantas preguntas, a tantos vacíos que a veces rasguñan nuestra alma. Te prometo que aquí hallarás cosas e ideas que quizá habías perdido, pero que hace un buen rato estaban esperando por ti.

Compartir

Comentarios